Quan la veritat esdevé certa

Nuvols

Quan la veritat esdevé certa.

Hi ha un moment, un fràgil segon, en què t’adones que tot allò que vas creure fals es fa real. Sents que hauries de dimitir com a persona per haver negat tantes vegades el fet cert que se’t feia entendre.

És complicat fer-te saber a tu mateix (orgullosos com som) que estaves equivocat i que ara has de començar de nou amb els teus judicis, i que tot plegat ha sigut per anar a pitjor.

Però passa.

És en aquest quan, abans o després, comences a perdre la teva “infantesa”, i això té moltes connotacions, a molts nivells, i moltes són dolentes.

Comences a sentir la lleugeresa de les coses, els fràgils vincles, les discussions amb rancors, les coses mal fetes que no ens perdonem, les enveges, els cels, el pensament corromput, els prejudicis, els malentesos, …

T’omples d’odi, per dir-ho clar. Odi que a vegades és suau o transparent i d’altres és un monstre amagat que crida per sortir, i que et fa ser pitjor persona.

Veus que no és veritat que els amics són per sempre, o almenys no tants com et pensaves, i el teu cercle es tanca, tu et tanques. Ens tornem solitaris. Amics de nosaltres mateixos. Trobadors de defectes en els altres per intentar que els nostres no siguin tan dolents.

Tornem a la família, suposo que perquè estem segurs que és per sempre i ens fa sentir millors, tenir un vincle fix. Però tampoc aquí podem perdonar-nos perquè estem tan rabiosos amb el món que dóna igual a qui li clavem la navalla.

Tenim tant de temps per pensar… i tan poc per jugar… que ens tornem irascibles. Ja no som despreocupats i ens creem un món interior que augmenta el nostre dolor.

A vegades som feliços també, moltes… Però, a quin preu volem pagar la nostra felicitat espontània?

Volem dir que, en general, tenim una vida plena? I, que vol dir en general? Quantes excepcions són possibles quan estem en mode “general”?

Sóc feliç tot i que…

Ens enganyem. Constantment. Hem de dimitir. Sí, primer nosaltres, per tornar a començar, per ser capaços de canviar els nostres valors, treu-re‘ns de sobre el pes que arrosseguem de la religió. El nostre concepte del bé i el mal. Tot allò que ens consumeix i que hem après, perquè de petits no ho teníem.

Vol dir començar a ser lliures, deixar de ser esclaus de nosaltres mateixos i alliberar a aquells a qui vam voler esclavitzar nosaltres.

És un inici.

Despertarme con ternura

Amanecer

Ha sucedido tan de repente que casi no me he dado cuenta… y resulta extraño… porque ahora… no sé, tengo la sensación de ser tan adicta que ni con morfina conseguirían sacarme de ese camino.

Cada mañana, me levanto con una sensación de satisfacción que me llena.

Aun no suena el despertador y ya he abierto los ojos y noto su respiración cerca… y me tranquiliza… es la primera vez en mi vida que no me importa mi aspecto, mi cara hinchada, los pelos de bruja, las marcas del cojín, las muecas matinales (tipo: ññññ, gggg, uuuhhmmm, etc), estiramientos matutinos, bostezos, mal aliento, etc… no me importa, me siento bien. Y cuando abro los ojos y te veo… maldiciendo al despertador, y seguidamente dándome besos con la boca cerrada, mirándome con esa carita de dormido, que dice que me quiere pero le molesta tener que levantarse… me siento tranquila, relajada, y vuelvo a dormir, con la esperanza de que como casi siempre intente despertarme con ternura y paciencia, es algo que me encanta.

Es increíble que no lo sepamos…

Tren interminable

Ayer pensaba en ello. Otra vez. Estaba mirando unas fotos. De hace tres años. Y ahí estaba yo, a tu lado, acercándome y deseándote, sin poder dormir cuando dormías a mí lado ¡TRES AÑOS! Y, en realidad son más. Muchos más.

Eso me hizo pensar.

Volvía hacía casa en autobús, y pensaba en eso. Pensaba que nunca he sentido algo igual. Nunca. O no creo recordar ninguna ocasión. Y era una buena razón.

Y mientras me acercaba a casa, pensaba que no podía ser, que hace muchos años que lo tengo claro, pero no tiro adelante. Pensé en decírselo. Hoy no es un buen momento. No es una buena época. Pero lo tenía claro.

¿O es solo la fantasía? Que cruel sería eso.

La cuestión es que lo tenía claro. Muy claro. Pensaba: “ha llegado el momento de decidir”.

Lo sé porque cuando ella me dijo que le habías enviado un mensaje me sentí absolutamente celosa. Y pensé que no podía ser. No puede ser.

Pero, ¿y si es una estúpida broma? ¿una fantasía? Entonces… ¿que haría yo con mi vida desmoronada?

Y, si no me corresponde toda esta locura…, a lo mejor, estoy jugando sola. Y, si juego contigo, oh! No… no puedo jugar más contigo.

Le comenté que estoy al límite. Le dije que en general, pero no es en general, estoy al límite contigo… y temo traspasar la barrera en un día de tormento feliz. Quizá solo te diga cuánto me gustas, quizás me digas que no, y me calle para siempre. Quizás dejes un anhelo de esperanza, y, entonces yo te diga que puede que este momento no sea “nuestro momento”. Pienso que vamos a estar siempre ahí. Esperándonos. Pero eso no es cierto. Ninguno de los dos podrá esperar eternamente. Bueno, yo quizás sí. De hecho llevo tanto tiempo, que con mi preciosa fantasía no me importa continuar.

Y no quiero que de repente me descubras… quiero que me hayas visto ya des de hace tiempo. Quiero que pienses en mí cómo yo en ti, con felicidad pero sin tortura. Cómo un maravilloso entretenimiento.

Me hacen pensar cosas, tu mirada, nuestros secretos. No querer mirarnos. Querer tocarnos. Deshacernos en un complicado gesto lleno de ganas de abrazarse. Nuestras palabras a medias. Los mensajes que guardas… sí, sé que los guardas… Eso es importante.

Nuestro encuentro en el monte fue una decisión correcta para que los dos supiéramos que ocurría, para dejar de hacernos los tontos. Pero no fue así, seguimos escondiendo el sí o el no. Porque seguimos sin saber si nos correspondemos. Es increíble que no lo sepamos…

Me acariciabas la mano cuando te lo dije. Y luego solo me ofreciste sitio a tu lado. Un sitio que no pude ocupar. Porque no te gustan estas maneras. Claro no te gustan… no sabes que hacer. Yo tampoco.

Y reflexionaste mucho sobre ello al día siguiente. Evitamos mirarnos y zanjamos con un par de mensajes. Que seguro guardas aún.

No sé cómo, porque cuando llego a casa le quiero. De alguna manera. Te quiero. Óstia, ya me canso de explicar siempre lo mismo.

Error estratégico

Port de Barcelona 2009. Ricoh

Ese es mi error estratégico. Al final te das cuenta que trabajar bien no sirve para mucho. O sí sirve, pero es insuficiente.

Lo he estado viendo estos días, sólo necesitas un roce de “buen rollo”, una conexión. Una risa halagadora, un comportamiento natural.

Yo no he podido, soy reservada, seria, callada.

Entonces llega ella con sus risas, belleza y descaro. Y me quedo sin nada. Me siento sin nada. Porque sé que yo lo sé hacer, mejor o peor. Pero ella tiene la oportunidad, y yo, nada. Porque yo soy reservada, seria y callada.

No es justo. Yo no sé hacer la “rosca”, odio ser simpática cuando no me apetece, odio hablar desde las nueve hasta las diez y media de la mañana. Y la risa falsa nunca ha sido mi fuerte, sólo me sale una mueca que evidencia la falta de práctica.

Es porque no me sale de dentro. No soy de esa manera. No soy simpática cuando debería. Ni me muestro con mis cualidades. No tengo morro. Y siempre desconfío de mis habilidades.

Soy cobarde. Y, los cobardes siempre restamos estáticos en una esquina, escondidos, preguntándonos ingenuos porque no nos ven.

Quizás deba esbozar la sonrisa forzada la próxima vez. Acercarme a decir una broma estúpida con un guiño de ojo. Esforzarme a ser como ellos, los que suben, los que disfrutan de sus ventajas de amigos.

Ese es mi eterno error estratégico.

El mateix camí de sempre

cami

Torno. El mateix camí de sempre. El fred em cala les orelles, noto com es queden sense sentit. Glaçades, distants a la resta del cos, hi són però les ignoro. Indiferents a l’escalfor que busco. Com jo.

Avanço. Els peus com autòmats sobre la pedra llisa, tantes passes donades. Es desgasta. Rellisca. Trepitjo fort. No m’agrada caure, em costa molt aixecar-me (abans no era així, o si?, no ho recordo)

Segueixo. Haig d’arribar a casa, pujar les escales, obrir a porta, fer el de sempre o canviar l’ordre. Accions quotidianes en les quals es plasma la meva existència mentre es destrueix la meva singularitat.

Despert. Sento com es remou. El miro. Somriu. L’agafo a coll. Cada vegada que el tinc em queden menys abraçades per fer-li i per això l’estrenyo fort contra el meu cos. És preciós, únic, mai es repetirà, però costa ser-ne conscient i renunciar a altres sentiments sense generar-te frustració.

Amagats. Aquest matí els llençols es removien. Fa dies que es rebreguen sense sentit. Estic desganada. És normal. Ja ho he viscut. Avui volia escapar-me de la presó de l’austeritat i m’he esmunyit sota el cobrellit, t’he trobat. Segons del teu plaer dins la meva boca. El silenci forma part de la teatralitat. Però en el fons segueix sent sexe. Precari. Ràpid. Vestit. Dissimulat. De transició.

Recordo que volia grans coses, però ja no sé quines. Em sento com si m’hagués abandonat per trobar-ne un altre que segueix un camí que es fa per inèrcia. Que m’alimento i em mantinc però desconec on va anar a parar el meu esperit nodrit.

“No trepitgis aquesta molla del terra”.

Em desconec. No sé si això és l’inici o és la fi.